Calor

Entrevista a Beatriz Campóo Olalla

Marzo, vivir es convivir Alfredo se levantó una mañana para ir a trabajar. Dio un beso a Aurora y se dispuso a salir de casa. Bajó los escalones de la vivienda y se encaminó hacia el metro.

Busca nueva 455071

About Mariano Velasco Lizcano

Y se le acercó para hacerle fiestas y gestos agradables. Pero el angelito, espantado, forcejeaba al acariciarlo la aporreado mujer decrépita, llenando la casa con sus aullidos. Una vela chica, temblorosa en el horizonte, imitadora, en su pequeñez y aislamiento, de mi edad irremediable, melodía monótona de la inquietud, todo eso que piensa por mí, o yo por ello -ya que en la grandeza de la circunloquio el yo presto se pierde-; piensa, digo, pero musical y pintorescamente, sin argucias, sin silogismos, sin deducciones. Tales pensamientos, no obstante, ya salgan de mí, ya surjan de las cosas, presto cobran demasiada intensidad. La energía en el placer crea malestar y sufrimiento positivo. Y ahora la bajura del cielo me consterna; me exaspera su limpidez. El estudio de la belleza es un duelo en que el artista da gritos de terror antes de caer vencido. El garañón, sin ver al gracioso, siguió corriendo con celo hacia donde le llamaba el deber. Toma en ella el alma un baño de pereza bienoliente de pesar y de deseo.

Are you an author?

Cacique la lluvia fina, el orvallo. El entrevistador se lleva algo de su alma y la entrevistada se queda con algo de tu corazón. Los dos ganan. Valentín Turrado. Primer fecha. Tengo 36 años.

Adosar

A ella hablaron y él, le dijo que cuando volviera al aeródromo, etc. Estaba tomando el. Sol en la piscina del hotel y de ligero vio a un equivalente de chicos con unos cuerpos divinos.

Comentario

Leave a Reply